Lunes a Viernes 9 am - 9 pm / Sábado 9 am - 6 pm +51 944 445 467 488 7377 delivery@gopet.pe

En “GO Pet – Comes Tú, Como Yo” donamos una ración de croquetas por cada venta de alimentos para mascota realizada a través de nuestra tienda online GO Pet. Tenemos como objetivo lograr que nuestro primer Albergue Hermano reciba la cantidad de donaciones mensuales suficientes para no tener que preocuparse por comida nunca más. Puedes leer más sobre el proyecto aquí: https://gopet.pe/transparenciactcy/.


 

En la siguiente nota realizada a Christian, el dueño de nuestro primer Albergue Hermano, te contamos la historia de Barboza (en honor al Capitán Barbossa de Piratas del Caribe), uno de sus rescatados más emblemáticos. Él ya se encuentra listo para ser adoptado, conoce su historia:

– ¿Cómo llega Barboza al albergue?

Con mi amigo (el veterinario) y su esposa, veíamos todos los días pasar a un señor por la calle y a un perrito siempre atrás de él. El señor era borrachito, drogadicto, y no se le veía muy ubicado en la realidad. El perro parecía haber sido atropellado, ya que cada día cojeaba más y más y mostraba gestos de dolor. Y si bien estaba siempre con el señor, andaba buscando comida en las veredas todo el tiempo.

Un día vimos pasar al perrito solo, llorando en muy mal estado, y la esposa de mi amigo me dice: “¡Mira Christian!” Y yo respondo: “Pobrecito, yo lo tendría… pero costearlo se me hace difícil”. Y ella me dice: “Christian: si tú agarras al perrito, nosotros lo curamos”.

Con esto, yo lo perseguí. Se fue lejos y cuando lo alcancé me quería morder. A veces los perritos me muerden… no importa, con tal de que los pueda rescatar soy capaz de hacer todo. Otro perrito casi me vuela el dedo, pero esa ya es otra historia. Entre tres personas pudimos atraparlo.

Lo curamos, enyesamos y la herida empezó a cerrar, pero aún arrastraba su pata. Con mucha tristeza comenzamos a considerar la opción de amputarla para que no se gangrenara. A través de un contacto, conseguimos una segunda opinión en Social Vet y una madrina para el caso.

Ahí vimos cómo le apretaban la pata con un alicate repetidas veces y el perro como si nada… me dijeron que lo único que podían hacer era amputarlo. Y ya pues, se encargaron de todo. Agradezco a esa señora que costeó todo, no gasté ni un sol en él, lo agradezco de verdad. Después, al quinto día fui a recogerlo y estuvo en recuperación en el albergue. Fueron días duros. Se ponía inquieto, tenía más de 20 puntos, a veces la herida se empezaba a abrir  y sangrar mucho porque se lamía y lamía, pero con el tiempo cicatrizó todo. Entonces comenzamos a buscarle un hogar.

– ¿Barboza requiere de algún cuidado especial?

Ahora ya no. Al inicio tuvo dificultades para tener equilibrio porque tenía que adaptarse a que una sola patita resistiera todo el peso de adelante. Pero ahora corre y juega con los demás sin problema. Incluso un día lo sacamos para ponerle sus inyectables y no se quería dejar. De pronto salió corriendo como loco y me quedé muy asombrado porque corría muy rápido con sus tres patas… incluso más rápido que uno de cuatro.

– ¿Cómo describirías su personalidad?

Como te digo, es un perro tranquilo. No es travieso, es sumiso y agradecido. Él sabe lo que hemos hecho por él, por eso no se mete con nadie, no molesta a nadie. Los cachorros juegan con él y si los otros perros le ladran o gruñen, él no hace nada.

– Pero después de un año, continúa en adopción…

A la gente que venía le daba pena, pero no lo veían como una opción para adoptar. Entonces decidimos que podría pasar a ser parte de nuestra familia, un integrante más. Porque Barboza no iba a depender de que se apiaden de él y ser adoptado por pena. Y bueno, esa es su historia. Él está feliz y contento como lo ves, como si tuviera sus cuatro patas. Corretea como si no le faltara ninguna.

Bueno, en realidad, yo ya me he encariñado con él… pero como verás, tengo demasiados perros así que si eventualmente encuentra un lugar donde le van a dar las mismas atenciones que le damos acá…podría ser. Porque nosotros no lo discriminamos por ser un perrito especial, no lo hacemos a un lado ni le decimos pobrecito. Yo a todos los quiero y trato por igual. Si encuentra otro lugar donde lo traten así, como si fuera su propio hijo, se los doy… porque sabré que está en un lugar donde lo van a querer por lo que es. Y nada, es un perro bueno, se pega a mí, me estira su única patita, le gusta que lo acaricie… de repente le podría chocar un poco el cambio de familia, pero a la larga se va a adaptar, porque ya ha tenido pruebas más difíciles en la vida.

 


 

Recuerda que con cada compra de alimento para tu mascota en GO Pet, automáticamente estás donando una ración de alimento para Barboza y los otros perros y gatos que viven en nuestro Albergue Hermano.

GO Pet – “Comes Tú, Como Yo.”

Si estás interesado en adoptar, escribe a agalarza@gopet.pe. Si deseas colaborar más, escríbenos también.